Consigue un bronceado perfecto

Obtener un bronceado de ensueño no es igual a acostarse sobre la arena y quemarse con el sol. Esto podría causarte insolación o quemaduras solares. Por eso, a continuación te dejamos varios tips para que consigas un bronceado perfecto: saludable, uniforme y duradero.

, Consigue un bronceado perfecto, Ciudad Celeste, Ciudad CelestePrepárate para el sol. Dos semanas antes de que te expongas al sol, aplícate prebronceadores, estos activarán la melanina y evitarán las quemaduras. Por su parte, las píldoras antioxidantes (betacaroteno, licopeno y vitamina E) refuerzan los sistemas antioxidantes y defienden la piel de los efectos nocivos del sol.

Sigue una dieta especial. Consume alimentos ricos en caroteno (zanahoria y tomate) y alfacaroteno (maíz, brócoli y kiwi). Así, mejorarás la pigmentación de la piel y evitarás que los rayos UV provoquen algún daño. Mientras que los alimentos ricos en vitaminas E y B (pescado y legumbres) te ayudarán a evitar la deshidratación y la descamación de la epidermis, y harán que tu bronceado sea más duradero.

Exfolia tu piel. Seguramente querrás un bronceado uniforme y luminoso. Para ello, debes eliminar las células muertas de tu piel. En el mercado hay una gran variedad de exfoliantes, o puedes preparar uno casero con azúcar, limón y miel. Realiza la exfoliación mediante masajes circulares suaves, de máximo dos minutos por cada área (espalda, codos, rodillas y pies), y enjuaga con agua tibia.

Utiliza protector solar. Existe la errónea creencia de que este producto evitará que te broncees. Lo cierto es que el protector solar te ayudará a prevenir la presencia de manchas y a conseguir un bronceado uniforme. Escoge el adecuado según tu tipo de piel. Aplícalo 30 minutos antes de exponerte al sol y vuélvelo a aplicar cada dos horas durante la exposición (especialmente si te has mojado).

Hidrata tu piel. Recuerda tomar dos litros de agua al día e ingerir alimentos hidratantes. Después del sol, aplícate una crema con manteca de cacao o aloe vera, que tiene efectos calmantes, antiinflamatorios y regeneradores.

Toma baños del sol paulatinamente. El primer día puedes exponerte a los rayos solares en sesiones de cinco minutos y, con el pasar de los días, incrementa el tiempo. Dermatólogos recomiendan no excederse en los tiempos y no tomar el sol entre las 12:00 y las 16:00, pues es cuando los rayos solares son mucho más incisivos.

Evita la insolación y las quemaduras solares. No olvides cambiar de posición periódicamente. Y, al final del día, toma un baño con agua tibia para eliminar los residuos del filtro solar y cerrar los poros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *