¿Qué es el tecnoestrés y cómo te puede afectar?

Las nuevas tecnologías fueron creadas con el objetivo de facilitarnos la vida, sin embargo, también provocan algunas alteraciones. Mensajes abrumadores recibidos a cualquier hora, no poder despegarse del teléfono, ansiedad por no tener el último modelo de smartphone y hasta preocupación por no dominar estos dispositivos.

, ¿Qué es el tecnoestrés y cómo te puede afectar?, Ciudad Celeste, Ciudad CelesteEl concepto “tecnoestrés” surgió a partir del libro Technostress: The Human Cost of the Computer Revolution (Craig Brod, 1984). En esta obra, se lo define como “una enfermedad de adaptación causada por la falta de habilidad para tratar con las nuevas tecnologías de manera saludable”.

Conocido también como Síndrome de Fatiga Informativa. En la actualidad, la presión del competitivo mercado laboral, los rápidos cambios tecnológicos y la necesidad de adaptarse a ellos sin perder la capacidad de trabajo, causan estrés en las personas, especialmente en las que no dominan estas nuevas tecnologías.

El uso de dispositivos como computadoras, celulares y tabletas perjudican la salud de diferentes formas, entre ellas:

  • Irritabilidad, nerviosismo y ansiedad.
  • Dolores de cabeza.
  • Dolores de espalda, brazos y ojos.
  • Trastornos gastrointestinales.
  • Episodios de frustración.
  • Falta de concentración.
  • Reducción de la productividad.
  • Trastornos de sueño e insomnio.

Cómo evitar esta dependencia digital

  • No se trata de renunciar a las nuevas tecnologías sino de desarrollar buenas pautas sobre lo que es productivo.
  • Tanto en lo personal como en lo profesional, utiliza la tecnología para lo estrictamente necesario.
  • Fomenta actividades que no requieran obligatoriamente de alguna tecnología.
  • Prioriza la comunicación face to face.
  • No duermas junto al teléfono. Al principio te costará un poco, pero luego verás que resulta muy beneficioso.
  • Apaga el router y la red Wi-Fi antes de descansar.
  • Programa los diferentes dispositivos para que se apaguen tras unos minutos de inactividad.
  • Procura no responder e-mails o mensajes que no sean urgentes fuera del horario laboral.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *